El delantero venezolano Eric Ramírez, que está cedido en el Sporting Gijón español a préstamo por el Dínamo Kiev busca la forma de sacar de la capital ucraniana a su mujer, ingresada en un hospital porque estaba a punto de dar a luz.

Ramírez llegó al Sporting como refuerzo en el mercado de invierno, pero su mujer se quedó en Kiev dado lo avanzado de la gestación.

No es el único caso en el que la invasión rusa ha afectado al vestuario de este equipo de la Segunda División del fútbol español puesto que el internacional Vasyl Kravets, también cedido por el Dinamo Kiev, teme por su familia. Este viernes no entrenó debido a su estado anímico.

El entrenador del Sporting José Luis Martí aseguró al respecto que «la situación de Kravets es muy difícil y que el club va a darle todo el apoyo para que se sienta lo mejor posible ya que, «por encima de todo, tiene que estar el Kravets persona».

(MT/EFE)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.