El nombre de la ex fiscal del chavismo Luisa Ortega Díaz ha estado sonando mucho últimamente y no precisamente por sus buenos oficios; al contrario, la corrupción ligada a extorsiones y sobornos la persiguen y pone en vilo su solicitud de asilo a España.

Uno de ellos es el caso de PDVSA en el que un empresario venezolano se declaró culpable en EEUU de pagar sobornos por un millón de dólares para hacer negocios con la industria petrolera. En su testimonio, el acusado señaló a Luisa Ortega Díaz.

Los detalles de la acusación: Extorsión de alto nivel

El empresario Fermín dijo que entre 2012 y 2016 sus compañías obtuvieron varios contratos importantes con tres empresas de participación conjunta de PDVSA y petroleras extranjeras. Las inversiones también involucraban a China National Petroleum Company, la rusa Rosneft y Total SA de Francia.

A principios de 2017, la oficina de Ortega llevaba una investigación sobre los contratos con los emprendimientos en la franja del Orinoco. En esa fecha, Fermín fue contactado en Venezuela por un abogado próximo a un fiscal de alto rango. El ofrecimiento del emisario era poner fin a cualquier pesquisa penal, dijo Fermín.

Describiéndose a sí mismo como una “póliza de seguro”, el intermediario “dijo al acusado que tenía la capacidad para evitar cargos criminales”, según el documento del juicio, reportó AP.

De acuerdo con su relato, Fermín transfirió posteriormente alrededor de un millón de dólares desde cuentas en Estados Unidos para beneficiar al funcionario venezolano no identificado. El pago incluye 100.000 dólares hechos a través de un banco en Coral Gables, un suburbio de Miami.

El asistente del fiscal Michael Berger acusó a Fermín a principios del 2020, pero el venezolano fue arrestado en abril del 2021. Tras declararse culpable quedó en libertad con una fianza personal de 100.000 dólares.

La fiscal no aparece mencionada por su nombre en el caso federal que lleva un tribunal en Miami. Pero, fuentes que conocen el caso afirmaron a la agencia AP que se trataba de Ortega.

La ex fiscal nunca ha podido deslastrarse del todo de su pasado de lealtad al chavismo. Aun cuando en 2017 rompió con Maduro, lideró durante una década la justicia de la revolución bolivariana, precisamente la más corrupta de la historia de según señalan analistas.

Carlos Urbano Fermín

Con información de AP / Los Benjamins

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.